1. Cómo construirla

La vida está llena de pruebas. Cada prueba tiene implícita una recaída que experimentamos. Y a nuestra habilidad para recuperarnos después de experimentar una prueba, se le llama Resiliencia. En este mensaje veremos cómo usar las pequeñas pruebas de la vida como los ladrillos que construirán una vida resiliente.

2. Enfrentando el rechazo

Todos nos enfrentamos al rechazo. La forma en cómo lo manejemos puede inhabilitarnos o forzarnos a ser más resilientes. En un momento crítico durante el ministerio de Jesús, su Padre Celestial le recordó algo que puede ayudarnos a atravesar las temporadas donde sentimos rechazo.

3. Tu lucha puede ser tu fuerza

Estar conectado no es suficiente. Cuando respondemos a las pruebas en nuestras vidas al estar presentes el uno con el otro, convertimos la conexión en comunidad. En nuestras más grandes pruebas, recibimos el regalo de ser confortados por Dios, para que nosotros podamos confortar a otros.

4. ¿Cómo construirla en la siguiente generación?

La resiliencia ha cambiado a través de las generaciones. La tendencia de nuestros padres es a proteger en vez de preparar a la siguiente generación para la adultez. Nuestra más grande oportunidad de liderar la siguiente generación es modelar y construir los músculos de la resiliencia.