Parte 1: Nivelando el campo de juego

El mensaje original de Jesús era tan atractivo que todo el que lo escuchaba deseaba que fuera verdad. Tal vez la versión que tú has escuchado no es tan cautivadora. Si Jesús realmente vino con una invitación donde no deja a nadie fuera, ¿no creerías realmente que son buenas noticias?

Parte 2: Sé tú la noticia

Cada generación de seguidores de Jesús es responsable de asegurarse que las noticias de la fe cristiana se mantengan a lo que originalmente fue. Así que, ¿tú eres buenas noticias? ¿Qué si tú eres la única noticia que alguien más conoce?