A todos nos llega el momento en el que las circunstancias de la vida nos llegan a afectar tanto, que sentimos temor. Pero, ¿qué podemos hacer cuando nos sentimos así? La fe y el temor son dos caras de la misma moneda. Veamos por qué.

Leave a Reply