Parte 1: Rápidos para escuchar

Todos hemos experimentado cómo es salir lastimados por alguien que no quiso escucharnos lo suficiente para poder entendernos. Tal vez en su intento de tener la razón, dañaron una relación que podría haberse salvado con un poco de paciencia y curiosidad. Probablemente también hayas estado en el otro lado de la moneda. Tomando el control en una discusión y ganar un argumento, pero perdiendo una relación. 

Parte 2: Indomable

Como una pequeña chispa que tiene el potencial de quemar todo un bosque, nuestras lenguas son indomables, con el poder de controlar nuestros cuerpos. Tenemos esta herramienta que con sólo usarla muy poco puede construir todo lo que nos rodea o derribarlo todo.

Parte 3: Según el código

Nuestras bocas pueden ser destructivas pero también tienen el poder de ser constructivas y levantar a otros. Lo que decimos puede impactar la calidad e incluso la dirección de las vidas de las personas que nos rodean. ¿Cómo podemos usar para bien este poder?

Parte 4: Justo donde los quieres

Lo que va, a menudo vuelve. Los impotentes con frecuencia se encuentran en una posición de poder y las personas que nos lastiman pueden algún día necesitarnos. En los momentos en que tenemos a esas personas justo donde las queremos, lo que decimos dirá tanto sobre nosotros como cualquier otra cosa. Si nuestras palabras son piedras, ¿elegiremos lanzarlas o usarlas para allanar el camino?