Parte 1: La pregunta de la integridad.

La persona más fácil de engañar es la persona del espejo. Pero cuando hacemos el arduo trabajo de ser honestos con nosotros mismos, estamos en camino de no vendernos a nosotros mismos un posible futuro arrepentimiento.

Parte 2: La pregunta del legado.

Tu vida es más que eventos aleatorios e inconexos. Es una historia que se está escribiendo. Ya sea una respuesta reflexiva o una reacción alimentada emocionalmente, escribimos las historias de nuestras vidas, una decisión a la vez.

Parte 3: La pregunta de la conciencia.

Nunca sabemos 100% qué o quién está en “juego” de las decisiones que tomamos. Pero sabemos que nuestras decisiones determinan la dirección y la calidad de nuestra vida.

Parte 4: La pregunta de la madurez.

Es parte de la naturaleza humana orillarse hasta el borde de la irresponsabilidad o el desastre y permanecer allí el mayor tiempo posible. Pero en lugar de preguntarnos qué tan cerca podemos estar antes de cruzar la línea, debemos hacernos otra pregunta quizás más importante.