Parte 1: Haz solo esta cosa

Muchos de nosotros queremos ser mejor que el año anterior. Comenzamos con buenas intenciones, haciendo compromisos para mejorar, pero inevitablemente terminamos sin seguir esos propósitos. 

Tiene que haber una mejor manera de lograrlo, ¿verdad? 

Un año perfecto puede ser imposible. Pero un año mejor es posible.

Parte 2: El rey plátano

La mayoría de nosotros deseamos algo para este año: Ser mejor. 

Pero “mejor” requiere un poco de una evaluación honesta e incómoda.

Así que, ¿a qué te estás aferrando que te está deteniendo?

Parte 3: Mejor que mejor

Los propósitos son bastante egocéntricos. Después de todo, soy “yo” quien quiere perder peso, hacer ejercicio o leer más este año. Claro, esas cosas pueden hacerte mejor, pero ¿por qué conformarse con algo mejor cuando lo grandioso está disponible? 

Los discípulos de Jesús querían ser grandes, pero el camino hacia ser grandes no era el que Jesús tenía en mente para sus seguidores. Él les mostró un mejor camino hacia la grandeza, y lo mismo aplica para nosotros hoy, también.