Parte 1: Inmerecedor

Hay una incómoda solución para prácticamente todo, y la podemos resumir en una sola palabra: Gracia. El favor inmerecido e imposible de ganar que Jesús vino a ofrecernos. ¿Dónde deberíamos comenzar si esta palabra para ti nunca ha sido parte de la ecuación?

Parte 2: No saques cuentas

El reino de Dios se caracteriza por una generosidad incómoda. Es el tipo de generosidad que se otorga a quienes no lo merecen. Y sin importar qué tan injustos hemos sido, nos hace justos delante de Dios. Entonces, ¿qué hacemos cuando enfrentamos estas cuentas que no dan? Y, ¿cómo respondemos a este sistema incómodo e injusto al que Jesús nos invita?

Parte 3:¿Ves lo que yo veo?

La gracia de Dios hacia nosotros es una invitación para ser grandes, asombrosos. Es nuestra oportunidad de extender a otros lo que Dios libremente nos extendió a nosotros. Pero, mientras la mayoría de nosotros está lleno de algo… que usualmente no es gracia. Entonces, ¿de qué estás lleno? Y, ¿qué necesitarías para dar a alguien más lo que ellos no esperan, o no se merecen?